Asunción
28 °C
cielo claro
Anuncie en el sitio

El manejo sostenible del suelo es una materia pendiente en la agricultura familiar

En Paraguay, la situación de los suelos presenta marcadas diferencias. La producción mecanizada de granos tiene a la siembra directa como pilar del sistema de trabajo. Sin embargo, en la agricultura familiar todavía se observan limitaciones en la adopción de un modelo sostenible.

El Ing. Agr. Ken Moriya, jefe de departamento de suelo, agua y bosque de la Dirección de Extensión Agraria (DEAG) del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), conversó con Diario Campo y presentó un panorama sobre la situación de los suelos productivos en Paraguay. Al respecto, señaló que el escenario que se observa en la agricultura familiar es de limitaciones para la incorporación de algún sistema sostenible. “Se pregonó mucho el tema de la siembra directa en la agricultura familiar. No ha tenido el éxito o el resultado esperado”, aseguró.

Por ello, es una materia pendiente que la agricultura familiar se incorpore a ese proceso de producción más sostenible, ya que que sus ventajas no se limitan a lo económico. “También satisface parte de los requisitos de lo que hoy es la agricultura sostenible”, dijo.

En relación a las limitaciones para la adopción de un sistema de producción sostenible, aseguró que están vinculadas a equipamientos, el abordaje y la asistencia técnica para el sector, principalmente.

Por otra parte, señaló que la atención finca por finca implica elevados costos, además de una serie de aspectos que se deben considerar para que un modelo de producción sea adoptado en forma generalizada. “Esto no solo implica un aspecto tecnológico, sino también logístico, de financiación y comercialización. Es un todo”, explicó.

Incorporación de tecnología

Si bien se desarrolló la tecnología en la agricultura familiar, faltan los aspectos más técnicos. Es decir, abordar cómo iniciar el proceso de mecanización. Para rubros tradicionalmente desarrollados por la agricultura familiar, como el maíz, el poroto o el sésamo, la producción no tendría que reducirse a áreas muy pequeñas. “También tienen que producir lo suficiente, como para poder vender”, señaló.

Agricultura mecanizada

Con respecto a la producción de granos, el Ing. Agr. Ken Moriya señaló que tiene un sistema bien identificado, que es la siembra directa que desarrollan cerca del 95 % de los agricultores que trabajan en forma mecanizada.

La siembra directa plantea tres pilares: uso de cobertura, la no remoción del suelo y la rotación de cultivos. “Este sistema de producción está dando satisfacciones en cuanto a rendimiento, productividad; y, sobre todo, ambiental”, destacó.

Nuevas áreas de producción

Otro de los desafíos es la producción en las nuevas áreas para la producción de granos u otras actividades productivas, en suelos inundados o semi inundados. Al respecto, resaltó que es necesario abordar el manejo del sistema de drenaje, la corrección de suelos y la adaptación a las tecnologías.

“Las nuevas áreas son los suelos que tienen potencial salinizable, que pueden convertirse en peladares. Una parte de estás áreas se encuentra en la región Orienta, y gran parte está en el Chaco”, señaló.

Recomendaciones

Por último, Ken Moriya dio algunas recomendaciones a los productores. En primer lugar, mencionó que es necesario cuidar el suelo desde el aspecto básico, mediante el incremento de materia orgánica. “Necesitamos aumentar la materia orgánica del suelo. Es la clave de nuestro sistema de producción, ya sea una actividad agroecológica, orgánica, en siembra directa, incluso la convencional”, señaló.

Explicó que la fertilidad natural del suelo se pierde, y tiene una relación directa con la pérdida del material orgánico.

Por ello, el desarrollo de abonos verdes, plantas de cobertura, o la incorporación directa de material orgánico contribuyen para aumentar la productividad. “Y si hay aumento de productividad, significa mayor cantidad de rastrojos, que van a quedar en la finca. Esto va a permitir sostener la producción en el tiempo”, señaló.

Mencionó que no existe otra alternativa, más que insistir en el incremento de material orgánico. Posteriormente, se puede abordar en lo referente a la corrección de acides, con insumos químicos o naturales.

Por último, manifestó que no se puede hablar del suelo como un tema meramente agrícola. “Su función se globalizó y es mucho más amplia, porque está relacionada con el agua, clima, cambio climático e inundaciones”.

Últimas Noticias

Suscribete a nuestro newsletter para recibir nuestras noticias en tu correo electrónico.