Asunción
18 °C
cielo claro
Anuncie en el sitio

Esperan que el crecimiento del área destinada a la soja sea mínimo en los próximos años

Para la campaña de soja 2023-2024 se proyecta que el área de siembra esté entre 3.300.000 de hectáreas y 3.500.000 de hectáreas. En el mejor de los casos, el crecimiento del área no superaría el 3 %.

Karsten Friedrichsen, vicepresidente de la Asociación de Productores de Soja, Oleaginosas y Cereales del Paraguay (APS), señaló que el crecimiento de la superficie destinada a la soja crece, a nivel nacional, es muy pequeño. Explicó que se registra ligeras expansiones en las nuevas zonas de producción de la oleaginosa, como Misiones, Caazapá, y en algunas partes de Ñeembucú y el chaco.

Karsten Friedrichsen.

En la actualidad, se estima que el potencial de siembra esté entre 3,3 millones de hectárea y 3,5 millones de hectáreas. “Ese es el potencial que Paraguay tiene, aprovechando mejor algunas áreas que hacen la migración de la pastura a la agricultura mecanizada. Ese es el régimen, y el índice de crecimiento anual se espera que ronde entre 2 % y 3 % en los próximos años”, manifestó.

Además, mencionó que en algunos campos arroceros comenzaron a sembrar soja desde hace unos años. Sin embargo, pidió tiempo para ver si esta expansión se consolida, en especial en años de muchas lluvias. En ese sentido, recordó que durante las dos últimas campañas el promedio de las precipitaciones estuvo por debajo de lo normal.

“En año de muchas lluvias quizás tendremos problemas en la expansión agrícola en superficies de campos. Hay que darle tiempo, es prácticamente una investigación a campo real que se está haciendo, y se necesitan de 5 a 10 años si puede funcionar a largo plazo, en especial en años de más precipitaciones”.

Agricultura en el Chaco

Con respecto a la expansión agrícola hacia la región Occidental, Friedrichsen sostuvo que existen zonas del Chaco paraguayo que se podría consolidar como productoras agrícolas; no solo de soja, sino también de sorgo, maíz, y algodón. “Creo que hay un potencial muy grande, y los especialistas están mirando el Chaco como una nueva frontera agrícola, pero regionalmente bien distribuido. No todo el Chaco tiene el mismo escenario”, señaló.

En compañía de El Niño

Tras las campañas marcadas por La Niña, la zafra 2023-2024 estará acompañada de El Niño. Al menos es lo que predicen desde los centros meteorológicos especializados. Sobre este punto, el vicepresidente de la APS explicó que Paraguay se encuentra en el límite geográfico de impacto. Es decir, este fenómeno climático se puede manifestar con un exagerado nivel de precipitaciones, lo que podría generar problemas en la cosecha; o bien, solo se muestra con un adecuado régimen de lluvias, lo que crea un escenario favorable para el cultivo.

“Paraguay tiene ese desafío, que, si en la cosecha se da un exceso de lluvias, los productores pueden perder calidad. Eso es prácticamente imposible de predecir, o de prepararse para un evento como tal”.

No obstante, recordó que el productor puede controlar todos los otros factores. Es decir, manejar la época de siembra, elegir las variedades y los insumos. Además, debe planificar, para que las máquinas y acopiadores estén preparados en la época de cosecha. “Eventualmente, para cosechar en una condición no óptima y secar mayor cantidad. Pero eso todavía nos queda lejos, allá por enero y febrero de próximo año”.

Últimas Noticias

Suscribete a nuestro newsletter para recibir nuestras noticias en tu correo electrónico.