Asunción
18 °C
cielo claro
Anuncie en el sitio

El Niño en el Cono Sur: su accionar sigue alterado por los vientos polares

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires compartió su informe sobre la perspectiva agroclimática estacional para el área agrícola del Cono Sur, elaborado por el Ing. Agr. Eduardo Sierra. En síntesis, el especialista en agroclimatología explica que los vientos polares siguen con las perturbaciones sobre el accionar de El Niño. Por ello, las lluvias se concentran sobre el litoral atlántico y fluvial, mientras que los aportes son insuficientes en la zona interior.

De acuerdo con el reporte de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el fenómeno climático El Niño continúa con su desarrollo, con efectos bien definidos sobre Australia, India y otras regiones del mundo.

Sin embargo, los efectos sobre el Cono Sur son perturbados por una fuerte actividad de los vientos polares, que impulsa las corrientes frías de Humboldt y Malvinas hacia el norte. A esto se suma la corriente marina fría de Benguela, que proviene de África, que enfría el litoral marítimo sudamericano.

Además, la acción de los vientos polares, fríos y secos impide el avance hacia el sur de los vientos del trópico, que son cálidos y húmedos. Por lo tanto, las precipitaciones se concentran sobre la cuenca alta y media de La Plata. Específicamente, mencionan la provincia de Misiones (Argentina).

Asimismo, este proceso evita la entrada de humedad hacia el interior del área agrícola y deprime los mecanismos de precipitaciones, lo que genera una amplia extensión con déficits hídricos que se extiende sobre el interior de Argentina y Uruguay, el centro y nordeste de Paraguay, las zonas cercanas del Brasil y el sur de la costa atlántica.

Por otra parte, el noreste argentino y las zonas aledañas, que reciben humedad de la Cuenca Amazónica, tienen registros pluviométricos normales a superiores a lo habitual.

Mayor vigor

En otra parte del informe, el especialista adelantó que El Niño se manifestará con mayor vigor con la llegada del verano 2024. En ese sentido, señala que este proceso beneficiará a gran parte del área agrícola del Cono Sur, ya que hará que el clima evolucione en el rango normal a superior a lo habitual, con mayores aportes pluviales y temperaturas estivales menos extremas en relación a las experimentadas en las campañas precedentes.

No obstante, aclara que la interferencia de los vientos polares impedirá al fenómeno expresarse de forma completa. Por consiguiente, se espera un amplio foco con aportes pluviométricos insuficientes en el interior del área agrícola argentina, con su foco en el centro y este de Córdoba, el norte de La Pampa, el centro y el sur de Santa Fe, el sur de Entre Ríos, el extremo sudoeste de Uruguay, el sur de Entre Ríos y el norte de Buenos Aires, con focos secundarios en diversas zonas del área agrícola.

Además, Sierra menciona que hacia el otoño 2024 El Niño alcanzará su mayor expresión. Por lo tanto, existe riesgo de inundaciones en los grandes ríos de la Cuenca de la Plata, así como en áreas interiores con escaso drenaje.

Igualmente, existe riesgo de inundaciones sobre el noreste argentino y territorios vecinos de Bolivia, Paraguay y Brasil, que podrían sufrir tormentas severas.

Como conclusión, el especialista señala que un adecuado manejo y el riguroso uso de la tecnología disponible podría dar buenos resultados productivos en la mayor parte del área agrícola del Cono Sur. Sin embargo, adelantó que algunas zonas no lograrán una recuperación completa. 

Fuente: Bolsa de Cereales de Buenos Aires.
Últimas Noticias

Suscribete a nuestro newsletter para recibir nuestras noticias en tu correo electrónico.