Asunción
28 °C
cielo claro
Anuncie en el sitio

Campaña triguera 2024 arranca entre la esperanza y la incertidumbre

A pesar de los precios desfavorables y el elevado costo de producción del trigo, agricultores de varias zonas de producción del país proyectan la siembra después de las lluvias.

El presidente de la Federación de Cooperativas de Producción (Fecoprod), Alfred Fast, comentó que, después de las copiosas lluvias en la zona sur del país, el terreno tiene las condiciones y los productores están en plena tarea de siembra.

Para esta nueva campaña productiva, se estima una superficie de siembra de 400 000 o 450 000 hectáreas, promedio que se mantiene en los últimos años. “Con esto, si se logra un rendimiento promedio, vamos a tener suficiente producción para abastecer el mercado local y vamos a tener un pequeño excedente para exportar”, dijo Fast.

Más allá de la disminución o estancamiento en la superficie de siembra, el rubro sigue siendo el principal cultivo de invierno. Al respecto, el presidente de la Fecoprod comentó que el precio siempre es un factor que preocupa. No obstante, se debe tener en cuenta que el cultivo cumple un papel importante en el sistema de rotación. 

          Alfred Fast

Con el sistema de rotación de cultivos en una agricultura conservacionista es normal que no se plante trigo todos los años, explicó. “Por ejemplo, en el norte del país ya se hace el maíz zafriña, en el sur y en el centro se siembra una soja tempranera y un maíz, después ya no hay tiempo para el trigo. También hay que considerar que hay más de un millón de hectáreas de abonos verdes cada año, avena, nabo y otros, además del cultivo de canola. Con la rotación de cultivos y la diversificación en la siembra directa para alimentar el suelo, es normal que haya disminuido la superficie de producción de trigo en los últimos 15 años. También tienen mucho que ver el precio. Si sube también va a subir la superficie porque conviene plantar comparativamente con otro cultivo”.

Además, destacó que el cultivo tiene el respaldo de varias industrias, molinos harineros de cooperativas y empresas no cooperativas.

Por otra parte, recordó que el año pasado la exportación de trigo en grano fue importante, con alrededor de  USD 44 millones y USD 8 millones en concepto de harina de trigo. “Hoy, Paraguay no solo exporta los granos excedentes, sino también harina de la industria nacional. De esta forma, se convierte en el único país subtropical que produce suficiente trigo para su consumo y tiene un excedente exportable”, señaló.

También destacó el  gran trabajo de mejoramiento de la variedades de trigo en el país, mediante un convenio entre el IPTA, Capeco e Inbio; y anteriormente, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) con el Programa Nacional de Trigo, para lograr las variedades adaptadas a las condiciones locales. “Tal vez, lo único que falta es promover la parte comercial de las diferentes variedades disponibles”, agregó.

No se espera una aumento de la superficie de siembra

Por su parte, el presidente de la Unión de Gremios de la Producción (UGP), Ing. Agr. Héctor Cristaldo, afirmó que es importante valorar el trabajo del productor en cada inicio de siembra, porque enfrenta el desafío de superar las dificultades climáticas y los precios con la esperanza de alcanzar una mejor producción.

     Héctor Cristaldo

También destacó que el trigo es el principal cultivo de invierno y es parte de la rotación en el sistema de siembra directa. Explicó que, dependiendo del precio, aumenta o disminuye el área de producción. Por ser un cultivo de invierno, siempre existe una incertidumbre y temor por que se presenten heladas tardías, a fines de julio y principio de agosto, y que pueden causar daños al cultivo, señaló.

Comentó que existe un estancamiento, y en cierta medida, una disminución del área de siembra.  En ese sentido, dijo que los precios y los resultados de producción de los últimos años no motivan al productor. “El trigo se financia con lo que deja la soja, y ahora hay menos disponibilidad para eso. Por ello, los productores son muy prudentes. Sin embargo, en el sistema de siembra directa se hace la rotación y hay una superficie básica que se cumple”.

Además, manifestó que muchos optan por sembrar el cereal por el sistema de rotación, con el objetivo de optimizar el manejo de suelo.

Finalmente, agregó que el mercado es incierto. Al respecto, recordó que la producción cumple con la demanda interna, mientras que el excedente se exporta principalmente a Brasil. En la actualidad, la producción nacional es cercana a 1 000 000 de toneladas, de las que 700 000 toneladas se consumen en Paraguay.

Últimas Noticias

Suscribete a nuestro newsletter para recibir nuestras noticias en tu correo electrónico.