Asunción
23 °C
nubes dispersas
Anuncie en el sitio

Se renueva el optimismo tras las precipitaciones de inicio de semana

Entre el lunes y martes de esta semana cayeron lluvias significativas en zonas agrícolas del país, alrededor de 80 mm y 100 mm. No obstante, otras áreas solo recibieron 20 mm y siguen muy afectadas, aunque son manchones.  Por lo tanto, el déficit de lluvias no es una situación generalizada a nivel nacional, en este momento.

“Hasta el lunes era una situación generalizada de estrés hídrico y preocupación por la caída del rendimiento. Después de las lluvias ya no fue tan general, hay algunos problemas puntuales en algunos departamentos”, manifestó a Diario Campo el Ing. Agr. Héctor Cristaldo, presidente de la Unión de Gremios de la Producción (UGP).

Entre las zonas de producción que llevan más tiempo con estrés hídrico, mencionó áreas de San Pedro y Canindeyú. El sur recibió 50 mm el lunes, lo que fue suficiente para nivelar. A partir de ahora, es necesario ver cómo se recomponen los cultivos. “En Itapúa llovió bien, los cultivos se están recuperando y están en buen estado”.

Siembras tempranas, las más afectadas 

Por otra parte, Cristaldo señaló que las parcelas sembradas  muy temprano, desde inicios y hasta el 10 de septiembre aproximadamente, son las más afectadas. “Será muy difícil que se recuperen en un nivel alto de productividad; pero el resto, tal vez, puedan tener un nivel de producción razonable”, afirmó.

Al igual que otros referentes de la producción, el presidente de la UGP dijo que es muy difícil, en este momento, realizar estimaciones de rendimientos por hectárea. Al respecto, explicó que se debe esperar para observar la respuesta, la adaptación, evolución y recuperación de la planta, a la humedad que hay en estos momentos en el suelo.

     Héctor Crisltaldo

Igualmente, dijo que es muy temprano para cuantificar los efectos del estrés hídrico. “Habrá gente que va a tener una fuerte afectación y otras que van a lograr una cosecha casi normal”, agregó.

Más allá de los efectos que pueda generar el estrés hídrico, con una reducción de la estimación inicial a nivel país de 10 millones de toneladas, el rendimiento será superior al de la campaña anterior. “Ya sean 9 millones u 8 millones de toneladas, será más que el doble en comparación con las 3,5 millones de toneladas de la campaña anterior”, manifestó. 

Efecto rebote  

Con respecto a la recuperación de la economía en el 2023, el presidente de la UGP señaló que el efecto rebote dependerá del nivel de respuesta que tengan las plantas a las últimas precipitaciones. “La altura del rebote dependerá de la respuesta de las plantas después de las lluvias”, agregó. 

En la oportunidad, mencionó que todavía no cuentan con los datos precisos sobre la superficie de siembra. Por lo tanto, no se puede estimar el volumen aproximado de la producción, ya que se requiere  el área de siembra y el rendimiento promedio esperado a nivel nacional. “Para tener un mejor panorama, esperamos tener próximamente disponibles estos datos de superficie de siembra y rendimiento promedio. Además del porcentaje de variedades tempraneras, media y tardías”, dijo.

Últimas Noticias

Suscribete a nuestro newsletter para recibir nuestras noticias en tu correo electrónico.