Asunción
25 °C
lluvia ligera
Anuncie en el sitio

Cosecha de soja: las lluvias oportunas volvieron a olvidarse del norte del país

Al igual que en la campaña anterior, los campos de producción de San Pedro son los menos favorecidos por el clima. Con un avance del 40 % de la cosecha de soja, hacia el norte del departamento el rendimiento promedio se encuentra entre 800 kilos y 1.200 kilos por hectárea.

Si bien al inicio de la siembra, el departamento recibió buenas lluvias, durante la fase vegetativa y la etapa reproductiva de la soja pararon las precipitaciones durante varias semanas, explicó el Ing. Agr. Nicolás Caballero, asesor comercial de la empresa Ciagropa en la zona norte del país.

Específicamente, hacia el norte del departamento, las lluvias fueron muy disparejas. “Dentro de una misma estancia había parcelas a las que llegaban las lluvias y otras en las que no llegó. Por lo tanto, dentro de una misma finca hay productores con parcelas que generan rendimientos de 800 kilos por hectáreas y otras que dan entre 1.200 y 1.500 kilos por hectárea”, detalló.

Con respecto a las parcelas que fueron sembradas a finales de octubre e inicios de noviembre, señaló que se espera que mejoren los números. No obstante, aclaró que no serán rendimientos muy elevados. “En San Pedro, las buenas parcelas estarían llegando a 2.000 kilos. Es difícil decir ahora un promedio general, pero de lo que ya se cosechó está entre 800 kilos y 1.200 kilos por hectárea”, expresó.

Mejores rendimientos en Amambay

Por otra parte, Caballero señaló que la cosecha aún es incipiente en Amambay, ya que la siembra se realizó más tarde en esta zona del país. Igualmente, mencionó que las lluvias fueron más generosas en este departamento, y que se observan parcelas que fácilmente pueden dar 3.500 kilos por hectárea.

Escenario para los productores

Para los productores que siembran en San Pedro, con rendimientos superiores a 1.000 kilos por hectárea podrán cubrir los costos y generar una pequeña rentabilidad, siempre y cuando sea en tierra propia. Sin embargo, sí es en terreno alquilado la situación es más complicada, explicó. “El que produce en su tierra, en el norte, con 1.200 a 1.500 kilos por hectárea ya están felices. Es decir, cubre su costo y gana algo, porque ahora acompaña el precio”, señaló.

Esperanza puesta en la zafriña de maíz

Ya sin grandes expectativas por la soja que resta por cosechar, los agricultores ya tienen los ojos puestos en la entre zafra de maíz. Al respecto, Caballero señaló que muchos ya comienzan a realizar aplicaciones contra chinches, enfocados en la siembra del cereal. “No hay nada que hacer con la soja que queda por cosechar, y ahora toda la esperanza del productor está puesta en el maíz”.

Últimas Noticias

Suscribete a nuestro newsletter para recibir nuestras noticias en tu correo electrónico.