Asunción
18 °C
cielo claro
Anuncie en el sitio

El premio a la comercialización de la soja, una mochila pesada para el productor

Tras las últimas lluvias se espera que siga la siembra de soja en el campo y se cubra un buen porcentaje de la superficie estimada durante esta semana. Sin embargo, un factor que preocupa al productor es el elevado costo de comercialización que debe cubrir, también conocido como “premio”.

Conversamos con Robson Affonso, productor agrícola de San Alberto (Alto Paraná) para conocer el avance de la campaña de soja en este departamento. Al respecto, señaló que la siembra progresa con bastante normalidad y que las parcelas se encuentran con un correcto desarrollo. “Si bien tuvimos una pausa, por falta de lluvias, tras las precipitaciones del fin de semana los trabajos tendrían que continuar a partir de mañana”, adelantó.

Explicó que cerca del 20 % de la superficie estimada se cubre con variedades tempraneras, el 60 % con materiales medianeros y cerca del 20 % con alternativas tardías. “Las tardías se siembran muy poco ya. El grueso de la siembra se realiza con las opciones medianeras”, señaló.

Si bien algunas zonas productivas no fueron favorecidas con lluvias abundantes, lo que retrasó las labores de siembra, Affonso estimó que en la actualidad ya se tendría cubierta cerca del 70 % de la superficie proyectada a nivel nacional. “Con las buenas lluvias que cayeron por todo el país, creo que esta semana estaríamos llegando al 90 %”.

Más allá del avance de la siembra, un factor que preocupa al productor es el elevado costo a la exportación que debe cubrir. Al respecto, mencionó que en la actualidad el valor ronda los USD 135. “Es decir, del precio referencial que se tiene en Chicago se resta USD 135 por tonelada. Ese es el número que está recibiendo el productor, además de los descuentos en impuestos. Al final sobra unos USD 290 por tonelada”, manifestó.

Costo de producción

Al ser consultado sobre el costo de producción, Affonso señaló que varía de acuerdo a la zona de producción. No obstante, con los números actuales rondaría los 1 700 kilos por hectárea, en tierras propias. Para aquellos productores que siembran en terrenos alquilados, el precio sube de manera sustancial, incluso hasta los 3 500 kilos por hectárea. “

Con respecto a la presión de enfermedades, dijo que el productor ya está acostumbrado a realizar las aplicaciones de forma anticipada para evitar problemas más adelante, especialmente con la roya. “El control debe ser preventivo. Si entras a una propiedad y ves roya, es señal de complicación. Los fungicidas ya funcionan como deberían. Por lo tanto, la aplicación preventiva es la solución. Con eso conseguimos muy buen control”, sostuvo. 

 

Últimas Noticias

Suscribete a nuestro newsletter para recibir nuestras noticias en tu correo electrónico.