Asunción
17 °C
cielo claro
Anuncie en el sitio

El Niño avanza hacia su plenitud, pero con una fuerte interferencia de los vientos polares

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires publicó su informe estacional sobre las perspectivas agroclimáticas para la región, elaborado por el Ing. Agr. Eduardo Sierra. En síntesis, el especialista señala que El Niño se acerca a su plenitud con una fuerte interferencia de los vientos polares. Esta situación genera excesos hídricos sobre algunas zonas y aportes insuficientes de lluvias en otras.

En primer lugar, el especialista en agroclimatología mencionó que El Niño alcanzará su plenitud durante el verano, como lo refleja la fuerte anomalía positiva de las aguas del Pacífico Ecuatorial. No obstante, la interferencia de los vientos polares perturban estos efectos positivos sobre el Cono Sur.

Igualmente, explicó que durante la primavera 2023, que está por culminar, los vientos polares, fríos y secos impidieron el avance de los vientos del trópico hacia el sur. Por lo tanto, el aporte de humedad se concentró en la cuenca alta y media de los ríos Paraná y Uruguay, lo que generó precipitaciones por encima de los niveles normales, e incluso inundaciones ribereñas.

En paralelo, el proceso mencionado impidió la entrada de humedad hacia el interior y el sur del área agrícola. Es por ello que una amplia extensión recibió lluvias por debajo de lo normal, entre ellas el nordeste de Paraguay.

Verano 2024

Además, adelantó que El Niño alcanzará su plenitud con la llegada del verano 2024. En ese sentido, se prevé que el fenómeno climático se imponga a los vientos polares y mejore la llegada de humedad al área agrícola, con la activación de lluvias y la moderación del régimen térmico.

En el informe, Eduardo Sierra señala que el centro del NOA, el sur de Brasil, gran parte de Uruguay, y el sur de la Mesopotamia podrían ser afectados por lluvias intensas, con riesgos de desbordes de ríos y arroyos.

Por otra parte, aclara que los vientos polares no se retirarán totalmente. Por lo tanto, se prevén amplios focos con lluvias por debajo de los niveles normales. En ese sentido, destaca el norte de Paraguay y las zonas aledañas a Brasil.

Otoño

También mencionó que El Niño comenzaría a disiparse durante el otoño 2024. En paralelo, los vientos polares volverían a avanzar y generar precipitaciones inferiores a las habituales en el centro y norte de Paraguay, el sur de Uruguay y gran parte del centro y el sur de la región Pampeana.

En contrapartida, el NOA y territorios vecinos de Bolivia, Paraguay y Brasil podrían ser afectados por tormentas severas, con riesgo de desbordes de ríos, arroyos y vientos.

Por último, el especialista señaló que nos encontramos dentro de una temporada con marcados contrastes regionales. Por ello, recomendó previsión y un uso inteligente de la tecnología para superar los desafíos que se presentan, aunque aclaró que algunas zonas no lograrán una recuperación completa. 

Fuente : Bolsa de Cereales de Buenos Aires.
Últimas Noticias

Suscribete a nuestro newsletter para recibir nuestras noticias en tu correo electrónico.